4.8.10

Pensando a media tarde


Si yo pudiera, amor, si yo pudiera
describirte el tintineo de un segundo
al desplomarse desmayado en el recuerdo
o el presagio de la lluvia de agosto
quizá pudiera contarte lo que veo
más allá del reflejo de un momento

La imagen desnuda y limpia de un poeta
que estremece la piel con cada letra

Si yo pudiera, amor, si yo pudiera
amamantarte los acasos con los verdes
que conforman la piel de mi retina
cuando te miro desanudado de mí
sin punto ciego al que agarrarme
quizá pudiera contarte lo que veo
y enseñarte al hombre de versos que camina

Cogido al ritmo imparable de la vida

Al escribidor, que escritor es petulante
ya que busca sólo fama, éxito y dinero
al escribidor, pues, que nunca cesa
aunque se niegue a mirarse en el espejo

Pero, parece que no puedo
Tú no me dejas que lo haga...


© Moony


5 comentarios:

Franki dijo...

Me parece hermoso lo que escribes... pero no he logrado captar la idea... si un sentimiento, que me llega...
La música es preciosa, ¿es de Nyman?.
Me quede un buen rato escuchando el canto de las ballenas, me entristece pensar lo que hacen con ellas.
Un beso

Auxi González dijo...

Monumental este poema, Mariam querida.

Trini dijo...

Habrá que seguir intentándolo. Que no se diga...

Muy hermoso

Besos

Kuyen dijo...

En cambio siento tres momentos, tres momentos para ser con la poesía, que hables del ocaso y te sirvas de sus colores para destacar los versos es bellísimo....me gusto. Mucho.

Blanka dijo...

Muy bello el poema, supongo que a quien se lo dedicas ya lo sabrá, pero recordárselo de esta manera es muy bonito.
Un abrazo y besos