12.1.09

Trece y mil


























Se está reclinando la tarde

sobre un lecho de algodón

con la mirada apoyada

en un suspiro perdido

Te voy amando despacio

con trece gotas de lluvia

colgadas de mi ventana

te voy amando profundo

con tu nombre entre las manos

te voy amando de siempre

te voy amando por siempre

mientras respiro tu alma

Trece pétalos de flores

para rodear tu piel

Trece caricias sentidas

Trece besos

Trece mares

para besarte los pasos

Te amo en trece, en uno, en mil...
Tanto...

5 comentarios:

Eria.. dijo...

Será ese tu número de la buena suerte.Un poema muy bello, tranquilo y pausado. Me ha gustado.
Besitos varios.

Ligia dijo...

¡¡Uff!! ¿Cómo se queda el "amado" después de recibir estas palabras?
Besitos

malone dijo...

nunca un martes y 13 tuvo tan buena pinta.un beso bajo cero

Arrítmica dijo...

Y yo que siempre tengo que leerte 3 veces? la 1ª me quedo absorta que me pierdo...
La 2ª me meto dentro de tus palbras, las entindo y las comparto..
la 3ª a disfrutarlas profundamente..
Te das cuenta que los dos extremos nos arrancan las mas impresionantes palabras? el amor mas profundo, y el desamor mas extremo...
Besitos Moony, la foto superpreciosisima..

Tony dijo...

Que derroche de amor.....que generosidad en tus palabras,que desprendimiento de creatividad.

Precioso.

Por cierto lo del sol, ok tambien sale por ti.


un abrazo