13.3.09

Universo



Cuanto más cerca me encuentro de él
mejor me conozco a mí misma

Y aunque las palabras pesan

y el viento no puede con ellas

sus manos, sí
y sus sonrisas

Él transformó mi vida en cinemascope
borrando el fondo blanco y negro

de una película que no sentía mía

Y aunque lloran las ventanas

y esta noche no hay luciérnagas
sus manos, sí
y sus sonrisas
En mi pecho están latiendo dos corazones
que forman un solo bloque
Y aunque parece que la luna se tragó mis ojos

y no puedo ver las estrellas

sus manos, sí
y sus sonrisas


11 comentarios:

roxana dijo...

Al universo que le importa el humano!!!! es demasiado grande , siempre me pregunto cmo nos mirará la hormiga, llegará a vernos completa? lo dudo.
un beso y buen fin de semana

Noray dijo...

Dos corazones en uno,
con su arritmia
y taquicardia,
dos corazones
que laten al compás
de unos versos
que nacen en tu mano.

:) Un beso

€_r_i_K dijo...

Sí, así, viendo la vida en tecnicolor, con sus manos y sus sonrisas....

Besos panorámicos.....

Camille Stein dijo...

suena amargamente triste

y a la vez impregnado de una indestructible y misteriosa esperanza...

besos

Silvia dijo...

Maravilloso encontrar a alguien que te haga la vida en color.
Un beso fuerte.

Ave Mundi Luminar dijo...

Ser más que uno... ser más uno mismo... "dos corazones latiendo como un bloque".

Precioso y envidiable ... como siempre. ;-)

Un bsín.

Ligia dijo...

Las manos y las sonrisas. Con ellas se puede adivinar todo el amor que sientes. Besos

MARISA dijo...

2 en 1..oh my gad..

Tony dijo...

Gran regalo.....ese que nos muestras con tu pasión, con tu delicadeza.....

Un abrazo, amiga poeta.....

Amanecer dijo...

Es hermoso, cuando el amor y el ser amado, hace ver la vida a color, y olvidar los negros y blancos.

Es que las manos... y sonrisas...
Hacen que el Universo conspire, y siempre quede abierto.

Un hermoso viaje, por el universo de tus palabras Moony!!

Besos y mis muchos màs.

Dédalus dijo...

Amar a alguien por lo que somos y nos hace sentir, cuando estamos con él... ¿Se puede aspirar a algo más hermoso?

Un abrazo, Moony.