7.1.10

Los días largos


Cuando el muro de los días
que pasan poco a poco
se erige en dueño de la piel
y las lágrimas del cielo
repiquetean sin ritmo

Cuando el pensamiento muere
poco antes de ser
sin testigos que juren
que vieron como escribía un sueño
con las yemas de los dedos

Sólo el sonido de la risa
nacida del fondo de tu cuerpo
- ese que amo tanto
pues envuelve el alma
que me da la vida -
construye ventanas delicadas
en las que el sol pasea libre
encendiendo mis labios
y acunando el caer de mis pestañas


© Moony

7 comentarios:

Carver dijo...

me encantan esas ventanas delicadas iluminadas por una sonrisa enamorada. Bella poesía.

muchos besos

Rossana dijo...

Si, hace mucho que no me asomaba y desde días de vacaciones te saludo

SIEMPRE ES UN PLACER VISITAR TU CASA.
Viva la poesia!!
ROSSANA

Paco Alonso dijo...

Sólo los espíritus agrietados poseen aberturas al más allá.
Cuando regresan destellan obras bellas como esta.

Cálido abrazo.

TriniReina dijo...

Solo, y te parece poco?

Me gusta y me alegro de ver que en tu poesía (en ti) surge y resurge el amor.

Besos

De cenizas dijo...

Los ojos son ventanas directas que llevan la luz al corazón y arrancan la lluvia fresca de la sonrisa.

besos

Mariano dijo...

Un buen lugar desde donde contemplar...

Saludos

Auxi González dijo...

Precioso, mi Marian querida.