15.2.10

El piano, la rosa y la piel

Escribí en la piel de un ay
demasiados lamentos silenciosos
y grabé en la piedra del destino
sólo un sueño
Los quejidos murieron una noche
la misma en que el sueño se hizo leve
y sobrevoló mis días


¿Me regalarás un rosa?
No
¿Por qué?
Porque tú eres el rosal

En las teclas de un piano descubrí
que en la punta de los dedos
se esconde la música del paraíso
y absorbí la esencia de una estrella
dormida sobre tu frente


¿Tocarás para mí?
No
¿Por qué?
Porque toco en ti


Y, ahora, duerme...

© Moony






5 comentarios:

Cielo dijo...

En la piel, en el rosal y en la punta de los dedos nacer como inspiración, vivir y ser uno al lado del corazón de quien se ama.

Hermoso, muy hermosa sensibilidad.

moderato_Dos_josef dijo...

Bellezón de poema. Con frases que suenana a dulces sentencias de amor...
Un beso!

Javier Andrade (DATREBIL) dijo...

Precioso poema, sensual y profundo.
Una caricia para el alma, sin duda.
Es un verdadero placer volver a tu encantador blog, Moony, y deleitarme con tan bellos sentimientos versados.
Abrazos.

dany dijo...

seguis escribiendo cosas hermosisimas como siempre!!!
besos

alma dijo...

No se puede escribir más tierno!
Es una belleza.

Besazo