16.1.11

El círculo perfecto


Con los caminos sabidos
y los atajos por descubrir
la piel abierta en gajos de deseo
y el suspiro entrecortado
se extendió mi pelo
sobre la almohada blanca
y en tus manos parecía la media noche
tu cara en las mías
era el amanecer de los sueños no perdidos

Un roce, tan sólo un roce de pieles
encendió el lecho de candelas
y un aroma a espera terminada
inundó el sabor de las naranjas
mientras bailaban las caderas
un vals tan dulce
que impregnaba los pliegues de canela

© Moony


4 comentarios:

Maria dijo...

el roze hace mas agradable el ser amado el olor deuno y otro roce kiere amarte por siempre un beso

De cenizas dijo...

Zumo dulce de amor el de esas naranjas, canela y cadera.

besos

Narci dijo...

Sabor y perfume a canela dejan tus versos sobre mi almohada.

Besos

Blanka dijo...

Que mezcla más rica, las naranjas y la canela.... suave y dulce, todo juntito.
Un besito Moony!!