16.10.10

Aliento

Para poder ver el arco iris, primero, ha de llover sobre la espalda

Mil ventanas y vestidos de gasa
brezos, nubes y miradas
se agazapan
cuando el cuerpo se derrama

Melodía de besos encubiertos
en filigranas de aire
entreverado de esencias
a rosas de madrugadas

Tules, organzas y ahoras
agarrados a un suspiro
nacido sobre mis manos
y acunado entre tus párpados

Y en el final de mi espalda
amanecen
mirlos blancos

© Moony


4 comentarios:

Wílliam Venegas dijo...

Y todo a media luz, crepúsculo interior, a medias luz tus versos, a media luz de amor, qué suaves son tus versos, a medias luz los dos.

Wílliam Venegas dijo...

Me gusta tu juego de imágenes llevado a las palabras, al verso.

alkerme dijo...

Precioso poema, Moony.
Siempre haciéndonos ver esos extraordinarios juegos de palabras e imágenes a los que tan bien sabes jugar.
Me gusta.

Un beso,

alma dijo...

Mirlos blancos!
Puede haber algo más bello?

Un beso enorme.